La admisibilidad del juicio político em la Cámara es una farsa. Entrevista especial con Adriano Pilatti (IHU/Adital)

Mais Lidos

  • “O sínodo é como uma atualização do Vaticano II para o terceiro milênio”. Entrevista com Massimo Faggioli

    LER MAIS
  • Vattimo, Cristianismo, a verdade. Artigo de Flavio Lazzarin

    LER MAIS
  • Os de cima vêm com tudo. Artigo de Raúl Zibechi

    LER MAIS

Newsletter IHU

Fique atualizado das Notícias do Dia, inscreva-se na newsletter do IHU


Revista ihu on-line

Zooliteratura. A virada animal e vegetal contra o antropocentrismo

Edição: 552

Leia mais

Modernismos. A fratura entre a modernidade artística e social no Brasil

Edição: 551

Leia mais

Metaverso. A experiência humana sob outros horizontes

Edição: 550

Leia mais

25 Abril 2016

“Después del domingo, nadie puede decir que ignora la pequeñez mayoritaria en la supuesta casa de representación popular”, dice el investigador.

Una farsa. Un acto vil de represália política y venganza personal, sin base jurídica, tomado por una mayoría privada de cualquier autoridad moral para tanto, una decisión ilegítima y vergonzosa. Si acrescentamos a eso el formidáble espectáculo de cinismo y bajeza que fue la sesión de votación, un momento simplemente, repulsivo”. El análisis contundente es de Adriano Pilatti en entrevista concedida por e-mail a IHU On-Line.

Jurídicamente, Pilatti sustenta que no hubo crimen de responsabilidad fiscal por parte de la presidente Dilma, “conducta susceptible de ser encuadrada en las nuevas definiciones
delictivas acrescentadas a la Ley 1.079/50 por la Lei 10.028/00 en el interior de la llamada política de responsabilidad fiscal”. En su opinión, es posible revertir la crisis política inmediatamente por medio de elecciones generales: “Sería la forma más legítima, limpia, democrática, rápida e indolora de superar la crisis”.

Y agrega: “Las graves imperfeciones del sistema político brasilero, que coinciden para la enorme crisis de representatividad ya denunciada por las calles en 2013, pueden ser corregidas por cambios en las leyes complementares y ordinárias que regulan el sistema representativo constitucionalmente definido”.

Adirano Pilatti es graduado por la Facultad de Derecho de la Universidad Federal de Río de Janeriro – UFRJ, con maestría en Ciencias Jurídicas por la PUC-Rio y doctor en Ciencia Política por el Instituto Universitário de Investigaciones de Río de Janeiro – Iuperj, com pos-doctorado en Derecho Público Romano por la Universidad de Roma I – La Sapienza. Fue asesor parlamentar de la Cámara de los Diputados en colaboración con la Asambléa Nacional Constituyente de 1988.Tradujo el libro: Poder Constituyente – Ensayo sobre las Alternativas de la Modernidad, de Antonio Negri (Río de Janeiro DP&A, 2002). Es autor del libro: La Constituyente de 1987-1988 – Progresistas, Conservadores, Orden Económica y Reglas del Juego (Río de Janeiro: Lumen Juris, 2008)

Entrevista por Patricia Fachin / Traducida por Juan Luis Hermida

A continuación algunos pasajes de la entrevista.

IHU On-Line - ¿Cúal es su análisis acerca de la admisibilidad del juicio político en la Cámara de los Diputados?

Adriano Pilatti – Una farsa. Un acto vil de represália política y venganza personal, sin base jurídica, tomado por una mayoría privada de cualquier autoridad moral para tanto, una decisión ilegítima y vergonzosa. Si acrescentamos a eso el formidáble espectáculo de cinismo y bajeza que fue la sesión de votación, un momento simplemente, repulsivo. Trajagpe en la Cámara como asesor parlamentar y legislativo en los épicos años de 1987-1991 y tengo, como todos los que conocieron el Congreso en aquella época, el vivo recuerdo del nivel de compostura que la simple presencia del nostálgico Ulysses Guimarães imponía en un plenario cuya composición mayoritaria no era muy superior a la actual. Pero los bufones de entonces sabían hasta donde podian ir, en frente del Dr. Ulysses y a los ojos de un electorado en su mayoría anti obscurantista. Todo Eso en un tiempo en que poquísimos parlamentares tenían el corage de declararse abiertamente de derecha.

Ya con una figura incalificable como la del actual presidente, todo está permitido, y la canallada corre suelta, sin pudor. Y delante de una “opinión pública” sensiblemente más conservadora, el reaccionarismo y la truculencia ganaron aires de nobleza. Pienso que el circo de horrores del domingo pasado calló profundo en el sentido de decencia y en la sensibilidad de millones de ciudadanas y ciudadanos, inclusive entre aquellos que apoyan el juicio político, lo que no deja de ser pedagógico. Después del domingo, nadie puede decir que ignora la pequeñez mayoritaria en la supuesta casa de representación popular.

IHU On-Line – ¿Analizando jurídicamente, hubo o no, crimen de responsabilidad fiscal por parte de la presidente Dilma? ¿Hay o no, por lo tanto, una base legal para el juicio político a partir de esa fundamentación?

Adirano Pilatti – Decididamente no. No hubo, por parte de la presidente, con cuya “persona” y gobierno sabidamente no simpatizo, conducta susceptible de ser encuadrada en las nuevas definiciones delictivas acrescentadas a la Ley 1.079/50 por la Lei 10.028/00 en el interior de la llamada política de responsabilidad fiscal – que puede ser también designada como de irresponsabilidad social. Por otro lado, también no hubo violación de la ley de responsabilidad fiscal, y aunque hubiera sido así, eso no configura crimen de responsabilidad por violación de la ley del presupuesto, pues cualquier secundario de Derecho sabe que la ley de responsabilidad fiscal no es ley presupuestal. Cuanto a eso, la defensa del abogado general de la Unión y las manifestaciones del ministro Nelson Barbosa y del jurista Ricardo Lodi ante la comisión especial son intocables.

A continuación la entrevista completa en portugués, puede ser accesada aquí.

Comunicar erro

close

FECHAR

Comunicar erro.

Comunique à redação erros de português, de informação ou técnicos encontrados nesta página:

La admisibilidad del juicio político em la Cámara es una farsa. Entrevista especial con Adriano Pilatti (IHU/Adital) - Instituto Humanitas Unisinos - IHU